Empresa   >   Nuestra historia


historia_left

historia_center

De juguetes a lápices


de colores

Quien iba a decir que en una fábrica de juguetes familiar surgirían los lápices de colores Alpino de toda la vida.

El origen de Alpino se inicia en 1933 en Anglès (Girona) cuando los hermanos Masats utilizaban los trozos de madera que sobraban de la fábrica de juguetes donde trabajaban y, en su cocina, elaboraban los primeros lápices y minas de colores.

Una historia en color, y con etapas inciertas, hasta que en 1942 el negocio empezó a tener éxito. En 1946 se traslada a Barcelona y es en este momento cuando Alpino empieza a despuntar por sus nuevos diseños, marcas y estrategias de comunicación, y ha conseguido estar presente en los hogares y las escuelas españolas durante generaciones.

Hoy Alpino se ha convertido en un referente en el mundo de la papelería infantil por su alto nivel de calidad y por su constante evolución.

historia_right